Soda Stereo, sin Cerati, es cualquier cosa, menos Soda Stereo.

De por si iba yo sin muchas expectativas cuando me enteré, meses atrás, que muchas de las participaciones serían grabadas previamente; dudé, ya había adquirido los boletos por la insistencia de mi amiga: definitivamente nos precipitamos.

A propósito, no quise leer reseñas de lo ocurrido en Zapopan, la noche del 10 de marzo. Quería tener la posibilidad de ir a sorprenderme, tampoco busqué, como suelo hacerlo, en Setlis.fm cuál había sido la lista de canciones. Iba con la idea de disfrutar, ya que podría ser el último concierto en meses, por aquello de la histeria del COVID-19, que ha llevado a muchas bandas a suspender sus giras y sus participaciones en eventos masivos y a algunos países en prohibir las reuniones multitudinarias.

Ya estábamos ahí. A mi lado derecho un señor mayor destacaba del promedio de edad (calculo entre 35 a 45 años), se mostraba ligeramente incómodo por la cercanía con la gente en gradas, al estar hombro con hombro. Al frente, un grupo de amigos, muy emocionados gritando y repitiendo durante todo el concierto “¡¡¡Té para tres!!!”, la cual nunca se escuchó. Al otro lado, mi amiga y yo estábamos flanqueadas por una pareja chico-chica que seguramente estaban saliendo en su primera cita, ya que se la pasaron platicando todo el concierto. Tras la última canción, él le dijo a ella: “ya se acabó tu martirio”, haciendo notorio que ella no estaba feliz de encontrarse ahí. Atrás nuestro, fila vacía, al menos 8 lugares, recordándonos que por más de que Ocesa hubiera anunciado SOLD OUT, era poco creíble, considerando que hubo durante muchas semanas promoción al 2X1 y pasada más de la mitad del evento había muchos espacios vacíos.

Desde la primera canción hasta la última, el mal sonido fue muy evidente, sonido viciado, poco volumen y voces casi inaudibles. Muchos de los invitados se dirigieron al público con alguna frase que no cobró sentido para aquellos que estábamos al menos en la zona donde yo me encontraba.

Y así canción tras canción, no hubo grandes sorpresas para mí. Lo que más esperaba era escuchar Zoom, mi canción favorita, la cual casi me pierdo porque el sonido era tan poco claro que me tomó varios segundos darme cuenta que era la que sonaba. Fue justamente Benito Cerati, quien interpretaba, que al darse cuenta que no se escuchaba bien, cambió el micrófono y la salvó.

Ya me habían comentado algunos conocidos que preferían guardar en la memoria la presentación de Soda aún con Cerati en la Gira en el lejano 2007, creo que tenían razón, era mejor así, mantener en la memoria lo sucedido aquella noche. Seré justa y diré que no faltaron los cánticos del público “Oleeeee Oleee Oleee Oleee Soda, Soda”, las ovaciones, las lágrimas y las sonrisas. Quizá aquellos que no tuvieron oportunidad aún en vida de Cerati de escucharlos en vivo, vinieron a reivindicarse.

El concierto pasó canción tras canción sin pena ni gloria, no me mal entiendan, quizá mi ubicación en el mapa no ayudó, sin embargo, fue evidente la falta  de UNO. Tan Soda no es Soda sin Cerati, que recurrieron en varias ocasiones a videos de Gustavo.

Y justo eso le critico a este show, si ya estaban haciendo uso del recurso del video para traer a Cerati a la presentación, hubiera preferido que fuera el video de él y no de otros artistas, quien interpretara sus temas más icónicos como “Persiana Americana” y “De música ligera”, este último con el cual se hizo el cierre del evento en voz de Cris Martín, quien no aportó ninguna emoción.

El momento que considero más emotivo de la noche, fue cuando Charly Alberti, tomó el micrófono para dirigirse a su público: “Gracias México, gracias por acompañarnos toda nuestra historia, hasta acá llegamos, los adoramos, los vamos a extrañar, GRACIAS” a lo que la multitud contestó al unísono “TOTALES”, como nos mostrara Cerati se debía hacer, ese sí que fue un golpe de nostalgia, un nudo en la garganta, de cualquier forma, debo decir sin temor a equivocarme, que me hizo falta el carisma y la complicidad de Gustavo. Me hizo falta el clímax, no lo vi llegar nunca.

Deja un comentario

Acerca del Autor /

Escribe y presiona 'enter' para buscar